La alta maniobrabilidad de los RPAS los convierten en herramientas muy versátiles para realizar multitud de tareas de inspección. Su rápido y fácil acceso a la toma de datos múltiples (visuales, térmicos, espectrales, etc…) en áreas de complejo acceso los convierten en una herramienta de diagnóstico que evita mucha carga de costosos y arriesgados trabajos en altura de personas.

Las palas de los aerogeneradores son un claro ejemplo de los beneficios obtenidos por el mantenimiento predictivo facilitado por los RPAS. Se pueden detectar tempranamente la aparición de grietas, roturas, agujeros y despegados. Esto hace posible la reparación sin tener que desmontar las palas, hecho que sería muy costoso y podría afectar a la rentabilidad de la explotación.

Las instalaciones off-shore (petrolíferas/gas/eólicas) son otro claro ejemplo de los beneficios de estas plataformas. Las condiciones climáticas a las que están sometidos les hacen tener una labores de mantenimiento muy intensivas. La utilización de RPAS para controlar zonas de acumulación de corrosión, fugas combustible, puntos calientes y fallos estructurales entre otros son ya una realidad.